Riesgos de la práctica deportiva

Quienes practican alguna actividad física aficionada o profesional lo hacen por gusto o porque es su profesión, en cualquier modalidad, el deportista se expone a sufrir eventos adversos que puede limitar la continuidad de la actividad física.

  1. LESIONES: La práctica de deporte conlleva el riesgo de sufrir lesiones, tanto agudas como crónicas. Algunos ejemplos comunes incluyen torceduras, esguinces, fracturas, desgarros musculares y conmociones cerebrales.
  2. SOBREESFUERZO Y FATIGA: Si se practica deporte de manera intensa o excesiva sin tomar descansos adecuados, se corre el riesgo de sufrir lesiones por sobreesfuerzo y fatiga. Estas lesiones pueden afectar los músculos, tendones y articulaciones.
  3. RIESGOS CARDIOVASCULARES: Algunos deportes de alta intensidad, como el levantamiento de pesas o el running de larga distancia, pueden aumentar el ries de sufrir problemas cardiovasculares, como ataques cardíacos o arritmias.
  4. LESIONES POR IMPACTO: Los deportes de contacto, como el fútbol, el hockey o el rugby, presentan un riesgo de sufrir lesiones por impacto, como contusiones, fracturas y lesiones en cabeza y el cuello.
  5. CONDICIONES CLIMÁTICAS ADVERSAS: La práctica de deporte al aire libre expone a los deportistas a condiciones climáticas adversas, como temperaturas extremas, vientos fuertes o lluvia intensa. Estas condiciones pueden aumentar el riesgo de sufrir hipotermia, golpe de calor o deshidratación.
  6. ENFERMEDADES INFECCIOSAS: Al compartir equipos, vestuarios o instalaciones deportivas, existe el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, como hongos en la piel, infecciones respiratorias o enfermedades transmitidas por contacto físico, como la TINEA PEDIS o el herpes.
  7. DOPING Y SUSTANCIAS PROHIBIDAS: Algunos deportistas pueden verse tentados a utilizar sustancias prohibidas, como esteroides o estimulantes, para mejorar su rendimiento. Esto no sólo es ilegal, sino que también pone en riesgo la salud y puede tener consecuencias graves a largo plazo.